jueves, 30 de mayo de 2013

Del otoño en París a la primavera de MURCIA


Murcia tiene elementos de Naturaleza y elementos de Historia Urbana que le dan un encanto muy visible: la dulzura del clima, la claridad en el aire y en los muros, muchas iglesias y torres, muchos escudos, y caserones antiguos, en tonos calientes, sepias, ocres, canelas y la gama indefinible del rosa, del rosa al amarillo en esos mismos colores, según las horas. Plazas con hechizo becqueriano, apacibles, silenciosas. Grandes paredes con ladrillos soleados  que dan a la ciudad una gran unidad. Hay palmeras, magnolios, grandes árboles, hay jardinillos. Hay un Malecón estupendo, y el campo inmediato y los montes grises y abruptos muy cerca.
Y en medio, la torre de la Catedral -que ahora estoy viendo- ornada, graciosa, entre la ligereza y la robustez, y de un color admirable. Y tartanitas, aldeanos.
                                                                    Y cafés, casinos.
                             Y señores en perpetua tertulia. Y la gente afable y acogedora...
           Texto de Jorge Guillén que al pelo viene para ilustrar con palabras lo que ha sido un alto en ese mi camino al andar que en esta ocasión me ha llevado por tierras que el Segura riega y la laboriosidad de  hombres y mujeres transforman en huertas cuyo sabor,color y olor,antaño loado en cantos de zarzuela,siguen hoy haciendo de Murcia una ciudad me gusta.
Lo importante es que Murcia me gusta. Ciudad clara de colores calientes, de piedras tostadas, color de cacahuet tostado. Y notas deliciosas de luz; las calles estrechas y sin aceras, las "veredicas del cielo" (Salinas), las tiendas de los artesanos, el esparto, la cuerda. Y ahora en el crepúsculo, una luz maravillosa.

           Así lo manifestó en sus escritos el pucelano Guillén y así lo reitero yo,tras mi parada, para,en su primavera,recibir este Último Otoño en París.



http://participacionruralviva.ning.com/profiles/blogs/otro-libro-para-ver-un-gozar-mucho-ltimo-oto-o-en-par-s

        Último otoño en París, novela primogénita de quien ,siempre abierta a hacer caminos de cultura,acumula un magisterio vital a cuyo aprendizaje imposible es resistirse.Tan imposible como resistirse a su natural calidez...y calidad humana de Milagros del Corral.
 http://participacionruralviva.ning.com/profiles/blogs/mujeres-por-un-mundo-mejor-30-milagros-del-corral
       Y porque,como siempre digo,hoy el talento está en la red,en ella nos hemos encontrado muchos de quienes hemos sido convocados al regio marco del Casino de Murcia por talento tan autóctono como ,el de Ricardo J.Molina.
    A su eficiencia y a la complicidad que ha sabido hallar en LogoSegur como empresa patrocinadora de este evento cultural,se debe la presentación que Milagros ha hecho de su novela ante un auditorio próximo al centenar pero aún mucho más importante a niveles cualitativos por el interés demostrado y que ha propiciado ulterior coloquio muy participativo.





                Presentación y coloquio en donde el sueño de los sueños no soñados ha estado presente. En donde esta poliédrica novela  en tantos momentos se ha mostrado como espejo de esa burrocracia en que se convierten los  caminos supuestamente conducentes a un mundo mejor cuando el alma no acompaña a sus impulsores.

           Eva,protagonista.Milagros, su "madre".Rosa, entusiasta presentadora. Ricardo,huertano quijote jamás por damas tan bien escoltado...
              Lo importante es que Murcia me gusta. Me gusta,sí como gustó a aquel coetáneo del 27 y principal discípulo del poeta de Moguer.Me gusta "Mursia", claro que sí,y mucho más desde que en un Real lugar de la calle Traperías,su primavera saludó al otoño parisino de la mano de alguien que,haciendo camino al andar, mucho vee y mucho sabe ¡¡¡ Olé por ti,Milagros del Corral !!!

4 comentarios:

Oscar da Cunha dijo...

¡Ay amiga! Se me encoge el corazón por ver esa luminosa ciudad de Murcia donde algunos recuerdos dejé. Y me come la envidia por no haber podido participar de tu compañía y de la anfitriona Milagros. Dos joyas que ya adornan mi corazón.
Enhorabuena por el artículo y gracias por compartirlo.
Oscar

Paz Risueño dijo...

Gracias a ti,OSCAR, por tu permanente empentón porque si creo firmemente que nada vale si no se comparte es porque creo en la empatía que nos une a seres humanos-afortunadamente nada divinos-como tú o Eva...quiero decir,Milagros. Un abrazo y ya sabes eso de "hambre que espera hartura no es hambre ninguna"

Begoña Eguiluz de Sasía dijo...

Querida Paz, yo no conozco Murcia. En realidad, no conozco nada del Levante español todavía. Esos colores tierra y esas luces que adivino tamizando o reververando las piedras...me despiertan las ganas. Veo que sigues reseñando a tu paso libros y figuras...¡hermosa tarea!

Paz Risueño dijo...

Querida BEGOÑA,sigo reseñando la hermosura que tiene la vida,que es mucha más que su fealdad.Si no conoces Levante,no sabes lo que te estás perdiendo.Yo nací en él,en "la terreta" que es la ciudad de Valencia y ¡qué hermoso sería su luz junto a tu poesía !